Cómo evitar el calor

28-7-2010 gran

Ante una situación de calor, nuestro organismo produce sudor para refrescar el cuerpo. Si el calor es muy intenso, necesitaremos ayudar a nuestro cuerpo a regular la temperatura para evitar el temido golpe de calor. Ingerir más líquidos, buscar la sombra y evitar la actividad física son las tres claves.

La transpiración es el mecanismo de defensa natural del organismo para defenderse ante situaciones extremas de calor. El cuerpo suda para refrescar la piel y mantener la temperatura corporal. Por eso si el calor es intenso necesitamos aportar más líquidos al cuerpo, para reponer los que va perdiendo en esa adaptación al calor. Lo más indicado es beber agua mineral, zumos de fruta o refrescos sin azúcar. A los niños y a las personas mayores hay que darles de beber de forma continuada aunque no sientan sed, porque son los más expuestos al golpe de calor. Los niños porque su cuerpo aún no ha aprendido a regular bien su temperatura y los ancianos porque poco a poco van perdiendo esa capacidad.

Cinco consejos clave

1. Usar ropas ligeras y que no se peguen al cuerpo, ya que estas prendas facilitan el proceso natural de la transpiración.

2. Evitar la actividad física y el ejercicio intenso. Si tenemos que movernos, es necesario obligarnos a descansar con frecuencia.

3. Buscar espacios con sombra. Estar a cubierto de los rayos directos del sol ayudará al cuerpo a reponerse.

4. Tomar abundantes líquidos aunque no se tenga sed, para reponer el agua y las sales perdidas durante la sudoración o para facilitarla.

5. Especial atención a los coches: debemos esperar a que el vehículo se enfríe antes de subirnos y nunca permanecer dentro si no está encendido el aire acondicionado.

 

Cómo actuar ante un golpe de calor

Cuando el cuerpo no logra enfriarse ante una ola de calor, la piel está caliente y seca, porque no puede sudar. Aparecen los mareos súbitos, los dolores de cabeza y una sensación de debilidad que puede llegar al desfallecimiento. Es importante actuar ante estos primeros síntomas, ya que si no hacemos nada puede aparecer la insolación, mucho más grave.

En caso de golpe de calor, lo mejor es acostarse a la sombra con los pies levantados, mojando con agua fresca el cuello, las axilas y las ingles. Es importante ingerir líquidos, aunque debe hacerse a pequeños sorbos. También es imprescindible rebajar la temperatura del cuerpo: una buena idea es utilizar un ventilador.

 

Publicado el 28/07/2010

Todas nuestras webs

Publicidad