Recogidos para tu cabello: las ideas más chic

Rápidos en dos gestos para una tarde de shopping o más trabajados para una noche de fiesta, los recogidos marcan tendencia y son muy favorecedores. Te contamos paso a paso cómo lograr los resultados más chic en muy poco tiempo.

No falla. Casi todas tenemos a mano en el bolso un bastón de madera o un coletero para recoger en unos segundos el pelo en una coleta deshecha o un recogido despeinado, de lo más favorecedor. Un look que llevamos a gusto desde primeras horas de la mañana hasta bien entrada la tarde, para cualquier ocasión. ¿Lo más fácil? Recogerte el cabello en una cola algo por encima de la nuca, retorcerla en forma de espiral sobre sí misma y fijarla con un bastón de madera. O hacer una cola, pasar el coletero y dejar la coleta a medio pasar en la segunda vuelta. Lo importante es conseguir ese efecto cuidadosamente descuidado.

 


Con trenzas

Otra buena base para un recogido informal son las trenzas. Por ejemplo, hacerte una en la base de la nuca, hacia arriba, recogiendo las puntas hacia dentro con unas horquillas. O simulando una nueva versión del clásico moño de bailarina, recogiendo el pelo en una coleta alta y tensada, haciendo una trenza y darle vueltas alrededor de la base de la coleta hasta lograr un moño castaña. Tan sólo hará falta fijar la trenza a la base con algunas horquillas. ¡Y no hace falta que te preocupes si quedan algunos pelitos sueltos! Será aún más chic.

Si quieres algo más trabajado, prueba a recogerte el pelo en pequeños mechones, retorciéndolos sobre si mismos hacia el centro de la cabeza y fijándolos con horquillas, dejando que medios y puntas onduladas den movimiento a tu pelo.

 

Coletas bajas

Fáciles y favorecedoras, permiten realizar un montón de recogidos. El más fácil es la coleta baja recogida sobre sí misma en un moño bajo, aunque el que más se lleva es la coleta baja a un lado de la cara, sin recoger y ligeramente despeinada, una idea perfecta si tienes el rostro alargado o ovalado. Si tienes la cara más redonda, mejor un recogido alto: tensa bien el pelo (¡plánchalo incluso!) y recógelo a la altura de los ojos en una coleta alta, sin más. ¿Algo más trabajado? Hazte una coleta más alta y trabaja el cabello con tenacillas para lograr ondas muy marcadas. ¿Algo sencillo y sofisticado a la vez? Envuelve la goma o coletero con un mechón de tu pelo y fija las puntas en la parte inferior con una horquilla.

El moño BB

Clásico y sexy, el recogido alto que popularizara Brigitte Bardot en los 60 es lo más. Date volumen en el pelo cardando las raíces ligeramente y divide el cabello en tres partes: superior, lado izquierdo y lado derecho. Peina primero un lado y luego el otro hacia el centro de la cabeza, fijándolo con horquillas en la mitad de la cabeza. Luego, peina la parte superior hacia atrás, cubriendo el centro de la cabeza, y fíjalo también con horquillas. ¡Simplemente genial! ¿Un plus? Si llevas flequillo, péinalo hacia un lado y cárdalo también en la raíz.

Moños altos

Si tienes el cabello largo, disfrutarás con los moños altos para llevar en looks especiales. El clásico moño Kelly sigue vigente décadas después y es muy fácil hacerlo tú misma en casa: con la raya a un lado o en el centro, peina tu cabello dividiéndolo en la parte de atrás en dos lados iguales. Coge una parte y péinala hacia la coronilla, metiendo las puntas hacia dentro con horquillas. Luego, haz lo mismo con el otro lado.

¿Te gusta el cardado de los 60? Es muy fácil lograr un moño alto de gran volumen. Tan sólo tienes que dividir tu cabello en dos partes a la altura de las orejas. Recoge la parte inferior en un moño tirante bajo, tipo castaña. Con el cabello de la parte superior ligeramente cardado, cubre el moño y fija con horquillas y laca... ¡Perfecto!

Con diadema trenzada

Si tienes el cabello largo y sin flequillo, y te gustan los aires románticos y muy femeninos, es tu inspiración. Separa dos mechones a ambos lados de la cara y recoge el resto del cabello atrás en un moño bajo y algo despeinado. Peina bien los mechones y haz una trenza con cada uno. Pásalas por encima de la frente como si fuera una diadema y recoge las puntas con horquillas.

Si llevas media melena, puedes hacer las trenzas aunque sean más pequeñas y unirlas en el centro con horquillas, logrando el aspecto de una sola trenza. Y si llevas el pelo demasiado corto, no desistas. ¿Qué tal un postizo en tu color?

Publicado el 30/08/2011

Todas nuestras webs

Publicidad