Cómo aman los hombres

Aries
Tauro
Géminis
Cáncer
Leo
Virgo
Libra
Escorpio
Sagitario
Capricornio
Acuario
Piscis

Aries


Seguramente habrá sido él quien se te declaró, de forma directa, de golpe y porrazo. Es un conquistador nato, le gusta dar el primer paso y tomar la iniciativa en todo, incluso en tus propios planes. Es un pelín egoísta, aunque franco y sincero: te dice las cosas claras, sin medir las consecuencias. Puedes llegar a parar las dotes de mando que puede tener contigo si te muestras como él: decidida y clara en tus asuntos.

 

Es muy vital y apasionado, demostrativo, afectuoso y "ruidoso". No acepta las negativas. No tolera nada bien que lo critiques. No suele tener mal genio, y si se enfada, quizá ya sabrás que a los cinco minutos se le pasa e incluso lo olvida completamente.

 

Estar con él puede llegar a ser emocionante, y quizá hasta estresante. Es a veces un poco pesadito e impaciente y se pone a patalear cuando no consigue lo que quiere. Piensa que es como un niño grande, pero tampoco hay que agobiarle, irle detrás ni controlarle. Parece sereno por fuera pero es un volcán por dentro, y es romántico y bastante celoso aunque disimule. Hay que mantener viva la llama o se escapará por piernas.

 

Le encantará que le preguntes sobre sus victorias y le sigas el ritmo. Rétale de tanto en tanto, porque le apasionan los desafíos.

 

En cuanto a las relaciones íntimas, sexo y amor tienden a ser lo mismo para él. Le gusta experimentar cosas nuevas, y es fantasioso. Aunque le vuelva loco la ropa glamurosa es del tipo "aquí te pillo, aquí te mato". No sabe esperar. Lo quiere todo para ya. El "para ya", en cuestiones íntimas, no te sonará muy romántico, pero a cambio es infatigable y muy apasionado. Como el fogón del gas, tendrás que controlar su llama para que no te queme.

Tauro


Es un buscador de seguridad, tanto material como sentimental, por lo tanto es fiel y leal y no tiene miedo al compromiso. Sabe esperar, es paciente. Y sabe lo que quiere.

 

Muy sensual, respetuoso, de gran corazón y tremendamente de fiar, pero un tanto tranquilo y lentorro a la hora de tomar decisiones; habrás notado que nunca tiene prisa. Decidirse, se decidirá, pero ya puedes esperar sentada. Tiene voluntad firme y cuando decide algo suele ser para siempre. Antes de zambullirse en una relación necesita años de amistad. Seguramente te conquistó de forma lenta, tras años de iros viendo y conociendo. Y después de que le dieras tú algún empujoncito o incluso te le declararas directamente, harta de esperar.

 

Se fija muchísimo en el aspecto físico. La forma como te vistes, tu atractivo recién levantada, tu perfume, los complementos... todo eso es importante para él. No puedes ir hecha un harapo ni en casa. Necesita armonía y belleza a su alrededor, no soporta los griteríos ni que le achuchen con prisas. Es de naturaleza campechana, no suele discutir, pero cuando lo hace tienes las de perder, a no ser que seas también taurina.

 

Muy realista y de pies en tierra. Debes hablarle muy claro y no venirle con sueños o mareos varios. Es sincero y sensato, muy generoso, pero terco y obstinado, de ideas fijas y celosillo. Es muy ahorrador, pero no es avaro y le encanta dar sorpresas.

 

En las relaciones sexuales, es romántico, sensual y detallista, tiene una líbido fuerte, le gusta hacerlo lento, con música suave, luz tenue, rodeado de exquisiteces varias… Es muy resistente, pero poco dado a fantasías y a alterar las posturas habituales. Le gusta el sexo oral, dar y recibir, no escatima en detalles...

Géminis


Es muy social, simpático, divertido, chistoso, informal, un poco pillo, y siempre rodeado de amigos y conocidos. Quizá ya habrás notado su doble o triple personalidad, que adopta según cada ocasión o ambiente. Sea como sea, es un hombre que siempre tiene tema de conversación las 24 horas. Además, tiene gran capacidad para convencer y seguramente te sedujo por su labia.

 

No suele soportar planes ni rutinas por largo tiempo, ni soportará una relación en la que se vea entrampado. Su naturaleza inquieta e impredecible, le obliga a ir perpetuamente en busca de novedades. Sabe querer sin agobiar, y pide lo mismo. No tolera bien las presiones, numeritos de celos ni agobios. Si hay un disgusto, prefiere hablarlo tranquilamente que ponerse a chillar y hacer escenas, porque es más mental que emocional. Necesita su aire, por tanto, no lo busques si no está. Es imprevisible, aparece y desaparece constantemente, porque él es así.

 

Con él difícilmente te aburrirás, es brillante, guasón e inteligente. Cuesta que se esté quieto y continuamente puede estar cambiándote el día o la hora para quedar y no te cuento sus habilidades con el mando de la televisión. Lo verás leer y seguir una conversación a la vez, o arreglar un enchufe mientras juega con los niños. Es polifacético. También te dirá una cosa y a la mañana siguiente será otra. Es un poco irónico y mordaz cuando se enfada y bastante escurridizo. Camufla bastante bien sus intenciones. A menudo no cumple sus promesas pero es tan ocurrente que se le perdona todo. Le gustan las mujeres inteligentes, con chispa, que estén a la altura de su ingenio, juegos y ocurrencias.

 

En las relaciones sexuales parece que lo haces con un hombre diferente cada vez. Es capaz de hacer varias cosas al mismo tiempo… pero no es muy amante de complicaciones. Tiene tendencia a hacerlo rápido e intenso.

Cáncer


A un hombre Cáncer le cuesta coger confianza al principio, quizá te costó llegar a conocerle. Te pudo parecer frío y serio, un tanto arisco, pero ahora que le conoces te ha dejado ver su lado romántico, tierno, agradable, mimoso y guasón. Seguramente te le declaraste tú, porque prefiere ser conquistado más que conquistar. Es muy empático y sabe seguir el juego amoroso.

 

Tiene cambios de humor frecuentes, volviéndose insoportable y guerreante en cuestión de segundos. Es sensitivo, protector, pero cuando se gira es pesadito y tiende al pesimismo, las rabietas y los caprichos. Es fiel, le cuesta mucho cambiar de hábitos en temas de pareja, pero asimismo le gusta coquetear y soñar despierto. Necesita sentirse amado, que le escuchen, le cuiden y mimen: aunque no te lo hará saber, ten por seguro que le encanta que le digas mil veces al día que le quieres, así como que le roces o cualquier tipo de caricia. Es muy cauteloso y extremadamente susceptible, y además no perdona las traiciones. No soporta que le critiques.

 

Cuida bastante su aspecto y es más bien tradicional, es disimuladamente posesivo y pide mucho a su pareja. Es del tipo de hombres que les gusta escuchar, y escuchan realmente, a las mujeres. Eso siempre que no tenga el día lunático antipático. Cuando está así, es que necesita muchas veces “confesarse”, que estés ahí y escuches sus pequeños dramas personales y que le des consejo.

 

En el terreno sexual, puede creerse indestructible y que todo lo puede. En el fondo, es muy adaptable a ti y tus deseos. Prefieren dominar la situación, tras una sesión previa de besos agresivo-pasionales y caricias sensuales y belicosas.

Leo


Es leal, protector, generoso, pasional, atento y afectuoso, con un toque muy atractivo, pero es extremadamente celoso y exigente. Le gusta que su pareja vaya bien arreglada y que destaque en algún sentido. Sabe lo que quiere, tiene ambición, adora los desafíos y es tenaz y persistente. No soporta hacer el ridículo a pesar de lo payaso que puede llegar a ser, pero sabe disimular muy bien sus errores, en el fondo es un gran actor. No suele ser infiel si se siente a gusto con la relación, pero le gusta coquetear y que se le vea.

Tiene una tendencia innata a mandar y es demasiado yo-yó, le encanta que todo gire a su alrededor, pero no es en absoluto egoísta, sólo necesita hacerse notar y que se le aprecie y valore. Y aunque no busque hacerse notar, destacará fácilmente sin querer. Cuando está alterado, las alabanzas y los arrumacos le calmarán mucho más de lo que crees.

Le debes dejar mandar de tanto en cuanto, pero es muy fácil llegar a domarlo: cuanto más lo alabes, más se relajará. Si lograste llegar a su corazón te ofrecerá lealtad, protección y generosidad.

No se deja conquistar fácilmente, pero habrá llamado tu atención de alguna manera o habrá tratado de impresionarte. Sabe cortejar como nadie y es naturalmente afectuoso. No ahorra en preámbulos (regalos, convites, atenciones...).

Muchas veces le puede el orgullo y cierta altanería, sobre todo con quien le ignora. Tarde o pronto necesita acaparar atención, por tanto si le ignoras, le pierdes.

Le gustan las cosas claras, directas y que confíes en él y en ti misma.

En el terreno íntimo, el sexo es fundamental para él. Es apasionado y un gran amante, pero no tolera imposiciones. Tiene un gran apetito sexual y le encanta verte disfrutar, eso le pone aún más enérgico.

Virgo


Es leal, trabajador, puntilloso, meticuloso y muy atento y detallista, con gran capacidad crítica y un quizá excesivo sentido del deber. No le van las mediocridades ni los misterios. Te ayudará a ver lo que no ves a simple vista.

Normalmente su amor no es muy demostrativo, no es de hacer arrumacos en público ni desplegar un gran atisbo de pasión. Por el contrario, es un poco ratón de biblioteca, muy metido en su trabajo y sus pensamientos, pero te apasionará su naturaleza protectora, te ofrecerá confianza y mucha fidelidad. Es más frío y de pies en tierra que fogoso y pasional, pero su amor es fuerte y de los que dura toda la vida. No rompe las promesas y dice las cosas muy claras y a la vez suavemente. No le reproches su franqueza porque él es así: un gran crítico y solo busca mejorar y perfeccionarlo todo. A pesar de que agradece muchísimo poder compartir los problemas, muchas veces no te contará todo lo que le pasa por la cabeza porque, en realidad, le pasan infinidad de cosas debido a que es sumamente mental. Es responsable pero desconfiado y timidillo. Le gusta la tranquilidad y pocas complicaciones. Le gusta vestir bien, estar aseado y pulcro, y exige lo mismo.

Es posible que te haya conquistado indirectamente a base de tácticas y tretas. Él se dejará elegir por ti, porque prefiere ser conquistado, quizá debido a cierta timidez inicial o inseguridad.  Para conquistarlo del todo, tienes que hablarle mucho y hacerle sentir seguro, dándole apoyo y consejo.

 

En el terreno íntimo, le gusta experimentar y probar cosas nuevas, aunque quizá no te lo comunique claramente, pero intuye lo que te gusta. Básicamente se deja llevar al principio para luego tomar el control.

Libra


Reflexivo, amistoso y sabio, con pinta de estudioso, cara de sueño perpetuo, y romanticón perdido. Es delicado, elegante, atento, perspicaz y siempre te acompañará a todas partes. Se adapta con facilidad a todas las situaciones, personas y ambientes. Ante todo, será más tu consejero o abogado que tu pareja, y siempre tiene una solución en la manga. Confunde con frecuencia amor y amistad. No debes sentir celos porque su encanto natural le hace atraer todo tipo de fauna, ten presente que si está contigo es porque lo tiene muy claro. Sólo es un ser extremadamente social, necesita el contacto humano, y como es tan atrayente, parece que te lo vayan a quitar..., pero no. Él es muy fiel a sus principios.

 

No soporta las confusiones, los entornos desequilibrados, garrulerías ni basteces. Le gusta y realmente prefiere que tomen la iniciativa por él, le cuesta mucho tomar decisiones, aparte de su tendencia a ser muy comodón. Seguramente no fue él quien se te declaró abiertamente, a pesar de que es un seductor nato. Sus dudas perpetuas y su tendencia a analizar pros y contras, hicieron que fueras tú la que al final rompieras el hielo, y luego él se lanzó de lleno a seducirte y conquistarte con su encanto y savoir faire irresistibles.

 

Será bastante imposible que discutáis debido a que huye de problemas y conflictos, pero si finalmente buscas guerra con él, tienes las de perder. Es terriblemente franco y posee una lucidez y claridad de juicio que puede dejarte fulminada, y todo eso sin levantar la voz.

 

En el terreno sexual, es sensual, explorador, paciente y complaciente, le van los previos y no parará hasta que te quedes totalmente satisfecha, aunque le lleve la noche entera.

Escorpio


Pasional, decidido, razonador, posesivo, misterioso y muy intuitivo e instintivo. Habrás notado que tiene como una especie de fuerza interior indestructible. No se dejará controlar ni dominar fácilmente.

En principio, no le van las ambigüedades ni las cosas a medias, pero le encanta escrutar, indagar, inspeccionar y diseccionar, le apasiona todo lo oculto y al final siempre encuentra respuesta a lo que busca y algo más.

Le gusta que estés por él, aunque él estará mucho más por ti, pero seguramente no te darás cuenta ni notarás nada... Es bastante orgulloso y le gusta ganar. Si no te van las emociones fuertes, mejor no empezar ninguna relación con un Escorpio. Parece tranquilo e insensible por fuera, pero es un terremoto pasional, lo que pasa es que esconde sus emociones para no mostrar "debilidad" ni dar opción a que le lleguen a conocer del todo. Su gran temperamento puede herirte si eres muy sensible, porque tiene una lengua viperina y mordaz. No se calla ni una. Tiene un gran poder de convencer y no le importa lo que le digan. Siempre encontrará soluciones a tus problemas. Te será fiel toda la vida.

Como le va el misterio, seguramente lo habrás conquistado a base de eso, de un aura de misterio y un aire seductor, a pesar de que se habrá mostrado vacilante y dudoso al principio, luego se te habrá tirado al cuello en plan vampiro.

Es persuasivo y no admite derrotas ni un no por respuesta. Utilizará todas sus tácticas hasta que cedas y digas “sí”.

En el terreno íntimo, necesita tener relaciones como válvula de escape de todos sus agonías internas, por tanto, puede ser un poco agresivo y rudo. Es muy directo y va al grano, o sea que prefiere evitar los preliminares. No se conformará con poco, necesitará entrega total. Le va la lencería, morder, chupar y los juegos.

Sagitario


Muy independiente y libre, pero en el fondo es un romántico perdido que parece ir en busca de un ideal. Un poco quijotesco. Es aventurero, espontáneo, muy alegre, chistoso y se adapta a todo tipo de ambientes y personas. Por otro lado habrás notado que es bastante ingenuo, a veces parece que no se entera de nada.

Tiene un instinto de caza innato y le apasiona coquetear, aunque no le importa conquistar como ser conquistado, lo que quiere es lo diferente, la aventura, conquistar imposibles y jugar. 

No soporta la falta de honestidad. Suele tener suerte en todo lo que emprende y siempre está ocupado en algo, ya sea un viaje como un proyecto o dándole vueltas a una idea. Es demasiado sincero y directo, carece de tacto, te dice lo que piensa y puede ofender y meter la pata. Y a veces incluso te parecerá que se ha olvidado de ti, pero es sólo que necesita sus ratos para elucubrar y poner en orden sus ideas. Le conviene una mujer activa y vivaracha, poco celosa, que le dé aire a su vertiente de potro salvaje. Si le quieres sorprender, invítale a un viaje sorpresa.

Es un signo dual, deberás comprender su necesidad de libertad y fiesta, con su necesidad de filosofar sobre la vida y recluirse. En ocasiones puede ser muy descuidado, y en otras lo verás de lo más elegante y pulcro. 

No acepta los consejos, aunque es un gran escuchador, más bien prefiere darlos él. Valora más que seas su amiga que una amante posesiva.

A nivel sexual, es insaciable y ardiente. Prefiere hacerlo al aire libre, todo tipo de sexo, también en plan romántico, con masajes, en un barco, bajo la luz de la luna. Pero no resiste los preliminares y suele ir al grano demasiado deprisa.

Capricornio


Ambicioso y prudente, planificador, parece estar bajo control en todo momento, no pierde los estribos, y a pesar de su prudencia le apasionan los riesgos tras haberlos planificado mucho. Normalmente la mujer que él elija como pareja será para siempre. Su fidelidad es a prueba de bombas. Es práctico y tranquilo, estudioso, realista, muy pegado de pies a la tierra y suele hacer de tripas corazón. A pesar de su aire serio y formal, es romántico, soñador, bromista y muy ocurrente, aunque si está herido sus bromas pueden ser retorcidas y con segundas. Tiende a ser callado, discreto, no le gusta hablar por hablar, o sea, no es de llamar mucho por teléfono ni de ir detrás, pero con él no te faltará de nada aunque a veces debes pedírselo. 

Tras su coraza, habrás descubierto un corazón cálido y ardiente, necesitado de mimos, un hombre muy cordial y fogoso. Su naturaleza íntima es sensual, protectora y tierna, pero parece que siempre esté sufriendo, sobre todo a causa de su trabajo. Es de sentimientos nobles, aunque quizá no los sabe expresar. A veces parece que tenga miedo a amar o a que le hieran. Es difícil de conquistar, debido a su recelo, hay que ir sacando con paciencia capa tras capa de su hiperprotegido corazón.

Ante todo necesita que le apoyes en sus proyectos y sus ambiciones. Pero, ¿podrás esperar a que termine su cruzada? Seguro que sí, si ya estás con él.

A nivel sexual, tras unos previos y cierta inhibición, se transforma en todo un cafre. No es agresivo pero sí enérgico y toma la iniciativa antes de lo que canta un gallo. Tiene muchas fantasías eróticas que te hará saber. Te esperará.

Acuario


Natural, generoso y desenfadado. Rebelde y cordial a la vez. Le gusta investigar y olfatearlo todo. Tiene un aire de misterio y de perdido. En verdad, se distrae con facilidad y pierde bastantes oportunidades que luego por otro lado reencuentra.

Seguramente lo has conocido bajo circunstancias extrañas. Es probable que le conquistaras tú a él básicamente porque no se entera de que le quieren o que le van detrás. Lo intuye, pero vive en la inercia más absoluta, se deja llevar. Sin embargo, si no siente cierta atracción mental, no surgirá nada por su parte.

Es imprevisible y sorpresivo, brillante e independiente. Es ante todo fiel a sí mismo. Es pasional pero a su manera. Para él el amor es amistad. Necesita sus momentos para estar solo así como a sus amigos, o sea que debes darle libertad y mucho aire. No se te escapará porque es muy fiel a lo que quiere de verdad. No soporta que le atosiguen; si lo haces puede salir corriendo y ya no le verás el pelo. O puede volverse colérico o cascarrabias.

A pesar de que es un ser sensible y que se enamora con facilidad, no es muy emotivo por lo que no esperes muestras fervorosas de amor y cariño. Pero más de una vez pondrá a prueba tu amor.

Es bastante olvidadizo para según qué cosas, por eso muchas veces lo verás acelerado, lo hace todo deprisa para que no se le olvide nada. Puede tener un aire dócil pero es que quizá anda distraído pensando en algo metafísico, porque normalmente no se le escapa ni un detalle y siempre parece estar maquinando algo.

A nivel íntimo, es imaginativo, busca experiencias intensas y es persistente. Le gustan los juegos previos, pero a veces pueden quedarse ahí. O no, depende del día, puede tener un toque bárbaro.

Piscis


Generoso, visionario y compasivo. Es idealista, romántico, quisquilloso, creativo y sorprendente, pero bastante inestable y suele cambiar de opinión o de dirección con frecuencia. Muchas veces te dirá una cosa y hará lo contrario, pero ya debes estar acostumbrada y sabes capearlo bien. No soporta que le pongas límites, porque le gusta o incluso necesita huir de la realidad, por eso mismo le es tan difícil cumplir sus promesas y objetivos.

Suele escoger una pareja de carácter más fuerte que el suyo, una mujer con la iniciativa que a él le puede faltar. Le hace falta estímulo y que le hagas palanca. Es sensible y soñador, artista, sosegado y normalmente no se mete en lo que no le importa, sino que se monta una fantasía completa del tema entero. Siempre está dispuesto a ayudar y tiene muchos amigos de confianza. Tiene que descansar mucho. No demuestra muchos celos pero éstos van por dentro. Es tremendamente intuitivo, captará tu estado de ánimo casi sin mirarte, y sabrá al instante si le ocultas algo. Necesita amor y mimos y es fácil de herir.

Es un seductor nato, pero no moverá un dedo para conquistarte. Más bien creará como una especie de conexión telepática contigo. O será su aire de perdido o de vagabundo lo que hará que te atraiga como un imán.

Aprecia mucho los silencios, lo no dicho, lo misterioso, las fantasías. A veces te parecerá inaccesible, huidizo. Pero se deja querer muchísimo. Es sencillo y muy protector. Junto con el Cáncer, es el otro tipo de hombre que le gusta escuchar a las mujeres.

A nivel íntimo, es muy sensual y tierno, pero muy impaciente a la vez. Percibe a cada momento lo que necesitas. Tiene un toque salvaje y le van los límites, pero admite bien los preámbulos y en ocasiones le gusta ser pasivo.

Todas nuestras webs

Publicidad